Nada Cambia, (tal vez es un poco menos)

  • En Jujuy la palabra “jumi” significa niño. Pero no para el contador Néstor Ulloa. Para el funcionario investigado por haber supuestamente instigado el “pago ilegítimo” que realizó la compañía Skanska, Jumi es el nombre de la constructora familiar que realiza en Jujuy obras públicas con fondos nacionales.
    Néstor Ulloa es el gerente de Nación Fideicomisos y está siendo investigado por el juez Javier López Bizcayart. Un directivo de Skanska lo señaló como el hombre que le habría recomendado a la empresa sueca operar con la firma fantasma Infiniti Group para blanquear el dinero utilizado en forma “ilegítima”.
    El contador no descubrió el mundo de la obra pública desde el Banco Nación sino que recaló en ese puesto gracias a la experiencia que había acumulado en el rubro junto a su padre. El ingeniero Néstor Ulloa fue ministro de Economía del ex gobernador Horacio Guzmán y estuvo a cargo de las licitaciones durante una década. En esa época fundaron Ulloa SA, la empresa con la que le facturaron los primeros trabajos al Estado. La compañía entró en convocatoria de acreedores a fines de los ‘90 y desde entonces pesa sobre el contador un pedido de quiebra por más de 6 millones de dólares.
  • Resurrección familiar. Ulloa llegó a Nación Fideicomisos en 2003, como parte del acuerdo electoral que sellaron Néstor Kirchner y su jefe político, Eduardo Fellner, el primer gobernador K. Lo recomendó su primo Marcelo Quevedo Carrillo, vicepresidente del Banco Nación. También en 2003 los Ulloa reconstruyeron su vida empresarial. El hermano de Néstor y presidente de Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Raúl Horacio, creó la constructora Jumi SRL. En 2005 ganó la licitación para la construcción de una de las dos obras viales más importante de Jujuy: un puente de 360 metros sobre el río Grande. La obra está financiada con otro fideicomiso de De Vido, el de Infraestructura Regional. Y está bajo sospecha: la Legislatura provincial creó una comisión para investigar por qué el proyecto que inicialmente tenía un presupuesto de 22 millones de pesos requirió una ampliación de 20 millones adicionales.

Escandalo de corrupción, y no podiamos estar ausente, un jujeño en lo mas alto del poder. Y la forma mas facil, “Obras de Infraestrucutra” combinado con un alto porcentaje de sobreprecio, Casi un 150%.
Para la contrucción de un compresor en la ampliación del tráfico en el Gasoducto del Norte que se habia presupuestado en 11 millones de pesos, se pago algo así como 17 millones de pesos demás. En consecuencia el costo final fue de 28 millones de pesos.
La empresa sueca, la contratista, ya despidió a todos los directivos y reconocio que era dinero destinado a coimas.
Ademas de facturas fantasmas de la empresa Infiniti se utilizaron otras 20 empresas fantasmas más.
Parece que viene siendo de familia la practica no nos olvidemos del puente de los perales y la ampliación de 20 millones de pesos en un contrato de 22 millones.

Fuente: Diario Perfil y Ernesto Tenembaum

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s